Es evidente que lo primero que necesitamos para portear es un portabebé. Para elegir portabebé, además de tener claro cuál queremos dependiendo de cuándo lo vayamos a usar, quién, cuánto tiempo y hasta cuando (dudas que aclaro en otro post https://www.mdemamen.es/que-debemos-tener-en-cuenta-a-la-hora-de-elegir-portabebe/), hemos de tener claro que el portabebé que elijamos ha de ser ergonómico para que de esta forma nos aseguremos que respeta la fisiología del bebé y la nuestra, además de que es seguro para ambos.

Para que cumpla con este requisito tenemos que tener en cuenta:

  • Que consiga una posición adecuada, es decir, estando el bebé de cara hacia nosotros (siempre debe estar mirando hacia nosotros, las posiciones cara al mundo no respetan la fisiología además de que dejan al bebe expuesto a demasiados estímulos, dato a tener en cuenta cuando son bebés muy pequeñitos), debe tener la pelvis basculada, sus piernas formando una «M» (es decir, teniendo las rodillas más altas que el culo, en posición ranita) y su espalda debe quedar redondeada formando una «C» (al principio. Más tarde, conforme va cogiendo tono y fuerza la musculatura de su columna, va modificando esta posición a otra más erguida).
  • Además, debe ofrecer sostén a su cabeza. Sobre todo cuando aun no existe control cefálico por parte del bebé.
  • Por último, tiene que permitir ir adaptándose a medida que el bebé va creciendo y desarrollándose a nivel motor, de manera que continúe manteniendo la posición fisiológica adecuada.

Además, debe ser cómodo para el adulto y quedar a una altura adecuada. Tomaremos como referencia la altura desde la cual, cuando flexionamos el cuello, podemos dar un beso en su cabecita.

Por otro lado, hemos aprender a usarlo de una manera correcta y segura. De nada nos sirve tener un portabebé ergonómico si luego, al usarlo, no lo hacemos correctamente poniendo en riesgo la seguridad del bebé. Para ello, es necesario que nos informemos de la forma correcta de usarlo.

Estaremos haciendo un porteo seguro si tenemos en cuenta estas tres cuestiones:

  • que permita la posición ergonómica del bebé que hemos explicado anteriormente.
  • que ejerza una tensión adecuada. A la hora de ajustar el portabebé hemos de asegurarnos que el bebé queda bien pegadito a nosotros. Lo estaremos haciendo adecuadamente cuando al echarnos hacia delante, el bebé no se separe de nuestro cuerpo. Recordad que más vale tensar de más, puesto que el bebé nos hará saber que está incómodo y aflojaremos un poco, que tensar de menos ya que pondríamos en riesgo su salud.
  • hemos de controlar que sus vías respiratorias estén despejadas. Esto se consigue apoyando la cabeza del bebé sobre nosotros por la mejilla o la frente, nunca por la coronilla.

Otra cuestión a tener en cuenta a la hora de portear es el momento en que lo vamos a hacer. En caso de que comencemos con el bebé recién nacido hay algunas recomendaciones a tener en cuenta:

  • es muy importante que acudas a un fisioterapeuta especialista en suelo pélvico que haga una valoración y te indique si, en tu caso, existe alguna contraindicación o debas tener algún cuidado específico.
  • al principio, sobre todo si se ha realizado cesárea, es importante no ejercer presión en la cintura. Para ello, lo más adecuado es apoyarnos en estructuras óseas como pueden ser las costillas o la cadera a la hora de ajustar el portabebé alrededor de nuestro cuerpo. En el caso de cesárea intentaremos evitar colocar el portabebé sobre la herida, para evitar molestias y posibles infecciones. Otra opción es comenzar a portear con bandolera o con un fular realizando anudados a la cadera.
  • debemos de escuchar a nuestro cuerpo y evitar sobrecargarlo. Por esto, es aconsejable comenzar porteando cortos períodos de tiempo e ir aumentando poco a poco, sobre todo cuando su peso comienza ser considerable.
  • realizar ejercicios de compensación como pueden ser estiramientos, ayuda a evitar que aparezcan dolores musculares.

Ante cualquier duda, os podéis poner en contacto conmigo en el apartado «contacto» de la web o escribiendo directamente a mamenbaeza@mdemamen.es.

Y, recordad que el porteo tiene muchos beneficios, pero es muy importante tener todo lo anterior en cuenta para poder disfrutarlo al cien por cien, tanto porteador como porteado.

Categories: Blog Porteo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: M Carmen Baeza Hernández.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.