En diversas prácticas desarrolladas históricamente por madres demuestran que el afecto, el amor y la palabra hacen posible el desarrollo infantil; y que, en su ausencia, es difícil que éste se dé. En el periodo que va desde los cero a los dos años, los vínculos de apego tienen un papel básico. Si la niña o el niño se sienten queridos aprenderán a querer y querrán mostrar ese sentimiento. Los vínculos que se hayan tenido en la infancia pueden influir, de algún modo, en la calidad de futuras relaciones así como en la forma de sentir y vivir la sexualidad (aunque no tiene por qué ser determinante).

De bebés, confían en las personas adultas, pero es la calidad de la relación la que hará que esa confianza se consolide o se tambalee y la calidad de cada vínculo hará posible un desarrollo más sano. En el primer año de vida favorecerá que la niña o el niño desarrollen la confianza en sí y estén a gusto dentro de su propia piel. A los dos o tres años, posibilitará que desarrollen su autonomía y empiecen a optar libremente sobre el uso de su propio cuerpo y de las cosas; y ya algo más mayores, la calidad de cada vínculo les ayudará a ir llevando la iniciativa en sus relaciones y en sus actividades.

Es evidente que la comunicación no se da sólo a través de palabras. El contacto físico es fundamental para el desarrollo de cualquier ser humano, para las niñas y los niños, sobre todo cuando aún no saben expresarse con palabras, es un medio insustituible, necesario y eficaz para expresar sus sentimientos y emociones. Sin él, les sería muy difícil comunicarse. Ayuda a descubrir el propio cuerpo y a delimitar dónde termina éste y dónde empieza lo demás, que comiencen a ser queridos y por tanto, aprendan a querer a otras personas.

Tres cosas que debemos tener muy en cuenta:

  • La familia tiene un papel fundamental en la Educación Sexual de sus hijos e hijas. Y cuando decimos familia, nos referimos a todo tipo de familias, sin excluir a ninguna. Asimismo, cuando decimos Educación Sexual, queremos decir educación de las sexualidades, porque queremos hacer alusión a todas las distintas sexualidades que existen, tantas como personas.
  • Nos debe quedar claro que se empieza a educar “en la cuna”, mucho antes de comiencen a hacernos preguntas incómodas o lleguen los temibles “tocamientos”. Todos los seres humanos desde que nacemos hasta que morimos tenemos sexualidad. Por lo tanto, está presente en todas las etapas de nuestras vidas. Pero hay que dejar claro que en cada etapa, las expresiones o conductas van variando y, sobre todo, cambian los significados que le ponemos a las cosas que sentimos, deseamos o hacemos.
  • Lo importante es mostrar buena disposición, ser capaces de mostrarse como uno es y razonar tanto como haga falta. ¿El mejor truco? “ser naturales”.

Si aún tienes alguna duda, o te apetece compartir una reflexión conmigo, me encantará leerte.

Categories: Blog Sexualidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: M Carmen Baeza Hernández.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.